Regístrese>>

Revista Pan Caliente

Medidas de bioseguridad en las panaderías y pastelerías.

Medidas de bioseguridad en las panaderías y pastelerías.
Octubre 02, 2020
3 Comentarios
"El Ministerio de Salud y Protección Social emitió la resolución 749 de 2020, la cual establece los protocolos de bioseguridad que deben tener en cuenta los establecimientos del sector gastronómico durante la reactivación económica y la reapertura, la cual complementa la resolución 666 del 24 de abril de 2020 el cual establecía el protocolo general que debe aplicar esta industria y otras actividades económicas durante la emergencia sanitaria."


Por: Comunicación Digital Levapan.


Esta resolución detalla los protocolos de bioseguridad que permiten a los restaurantes, panaderías, pastelerías, reposterías y cafeterías hacer entregas para llevar, domicilios, autoservicio, catering para eventos y servicio a la mesa. Para este último, es necesario que los establecimientos cumplan con las siguientes medidas:


Garantizar el distanciamiento físico de dos metros entre personas y mesas. De esta manera la distribución de mesas, sillas, barras y áreas comunes deben ser señalizadas y modificadas según corresponda para garantizar la separación mínima y el control del flujo de personas.


Instalar barreras protectoras en el área de servicio con el fin de garantizar el distanciamiento mínimo en las áreas de entrega de pedido y pago.

Adecuar los baños para que el contacto de los clientes con las superficies sea mínimo. Entonces, es fundamental que coloquen dispensadores automáticos de papel higiénico o toallas de papel, secadores automáticos, y dispensadores de jabón o grifería automática o de pedal.

Deben disponer de manera permanente alcohol glicerinado mínimo al 60%, en la caja y la zona de entrega para la limpieza de manos de los clientes y trabajadores.


Establecer un punto de control en la entrada del establecimiento donde se le tome la temperatura a los clientes, se verifique el correcto uso de tapabocas y se realice el procedimiento de desinfección de manos y zapatos.


Promover los pagos electrónicos.

Realizar marcas visuales o señalizar las diferentes posiciones de interacción con los clientes, incluyendo zonas de espera, pedido, pago y entrega de productos para que se mantenga la distancia de dos metros.

Señalizar el área de parqueo para que exista un espacio suficiente entre los vehículos de los clientes.

En cuanto a los trabajadores, los propietarios de los establecimientos deben proveer los nuevos elementos de trabajo y dotación a sus empleados, así como los elementos de protección personal. Deberá capacitar en manipulación de alimentos y residuos, en la interacción dentro de las instalaciones con los clientes y entregar reportes a las autoridades sanitarias.


Realizar e intensificar los procesos de limpieza y desinfección permanente en puntos de venta, puntos de pago, zonas comunes, baños y zonas de alto tráfico, carros y canastillas de mercado, góndolas, pasamanos de escaleras, lugares de alto contacto como botones eléctricos, datáfonos, vitrinas, neveras, bandas registradoras y puntos de pago, entre otros elementos de uso frecuente por los clientes, con desinfectantes que tengan actividad virucida y registrando la hora en el que se realiza el proceso de desinfección.


Llevar un registro de entregas de los clientes con dirección y teléfono que sirva como referencia para las autoridades sanitarias, en caso de que algún trabajador salga positivo para COVID-19, de modo que se puedan rastrear los contactos.

Establecer una estrategia de información que permita a trabajadores, consumidores y visitantes conocer las medidas de prevención frente al COVID-19, publicadas en la página web del Ministerio de Salud y Protección Social.

El aforo en los establecimientos no puede ser mayor al 25%

Digitalizar las cartas o menús.


La vigilancia del cumplimiento de este protocolo está a cargo de la secretaría o entidad municipal o distrital que corresponda a esta actividad económica. En el caso de Bogotá, la Alcaldía, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDDE) y el Instituto Distrital de Turismo (IDT), está realizando el control a los establecimientos. Si no cumplen con estas medidas, los negocios pueden ser cerrados u obtener grandes multas.


“Lo más difícil es lograr el cambio de mentalidad, aceptar que nos encontramos en una nueva realidad y que tenemos que adaptarnos, cuidarnos y protegernos. Tener más conciencia y respeto por el otro, independientemente de lo que creamos, los protocolos permiten continuar en cierta normalidad que la economía necesita. Está en nosotros al seguir estrictamente estas medidas y ayudar a que la economía no colapse. No sabemos hasta cuando el Covid-19 siga siendo catalogado como pandemia, pero si nos adaptamos a esta nueva vida y respetamos las normas creo que vamos a retornar más rápido a la normalidad”, asegura Ana María Zuluaga Duque, chef repostera de Luca.


Esto se logra, según ella, informando, capacitando constantemente de la mano de la ARL y siguiendo las nuevas reglamentaciones. “Las charlas virtuales, los videos explicativos, los manuales, son entre otras, herramientas útiles para capacitar e informar, pero la mejor manera es con el ejemplo. Cada persona debe estar pendiente de cumplir las medidas; todos somos responsables, somos un gran equipo que entiende que interiorizando y haciendo rutinarias todas las medidas, transmitimos eso al cliente, dándole seguridad y confianza en su compra”.


¿Cómo les ha ido a las panaderías y pastelerías implementando las medidas de bioseguridad?


 



Inicia sesión.

Disfruta de los beneficios que ofrecemos para nuestros clientes registrándote en nuestro sitio.


Iniciar Sesión Recuperar clave

Recuperar Cancelar
×